Conoce mejor tu móvil para sacarle el mejor rendimiento

¿Qué móvil es mejor según nuestras necesidades?

 

 Tanto si ya habías oído hablar del sistema operativo para Smartphone de Google como si es la primera vez que escuchas hablar de él, existen muchas posibilidades de que el próximo teléfono inteligente que vayas a adquirir funcione con Android. La siguiente guía te ayudará con los primeros pasos en este nuevo universo para que puedas sacarle todo el jugo a tu teléfono desde el primer momento.

En las siguientes secciones iremos aconsejándote por todos los pasos necesarios para familiarizarte con tu nuevo teléfono. Desde consejos para comprar el mejor móvil que se adapte a tus necesidades hasta las mejores aplicaciones (app) o trucos avanzados, todos podréis encontrar una manera fácil y rápida de familiarizaros con el sistema operativo que ha revolucionado los dispositivos móviles.

¿Qué móvil escojo?

Si todavía no tenéis un teléfono Android (raro en los tiempos que estamos), pero os apetecería dar el salto quizás estáis en un mar de dudas debido a la cantidad de opciones y precios que ofrece el mercado. Esta es una de las primeras cosas que debéis tener en cuenta a la hora de pensar en Android: la fragmentación.

Pero ¿qué significa esa fragmentación? Pues simplemente que existe una variedad enorme de marcas, modelos, precios y configuraciones diferentes de teléfonos con sistemas operativos Android. Por lo tanto, antes de decidiros en un dispositivo en particular debéis tener una serie de aspectos en cuenta.

Lo primero que hay que pensar evidentemente es para qué queréis el teléfono. Si sólo lo necesitáis para jugar a juegos sencillos, navegar y escuchar música no necesitáis gastaros un dineral en un terminal con 4 núcleos y varios gigas de RAM. Los teléfonos Android de “clase media” funcionan muy bien y son muy competitivos en precio.

Las principales características que hay que tener en cuenta a la hora de comprar es:

La capacidad de memoria interna que tenga el terminal

Aunque es verdad, por muy grade que escojamos  la memoria de nuestro terminal, vamos acumulando archivos sin preocupando si nos valen o no. Hasta que más tarde o más temprano, termina por ocupar toda la memoria.

Pero so si escogemos un terminal con poca memoria, en menos de 4 meses la ocupamos entera. En la capacidad media está la virtud.

  • Memoria Ram.
  • Autonomía de la batería.
  • Precio

Cuanto más actualizada sea vuestra versión de vuestro SO más alta será la probabilidad de que vuestro teléfono sea compatible con la mayoría de las aplicaciones de Google Play y por lo tanto podréis sacarle partido a vuestro terminal durante más tiempo. Pero ya hablaremos un poco más tarde sobre ello.

 ¿Plan o no plan?

Tras elegir el afortunado terminal que pasará a engrosar nuestra más o menos nutrida lista de teléfonos móviles llega quizás la segunda decisión más importante. Android es un sistema concebido para que vuestro teléfono esté conectado a internet continuamente, pero ello no quiere decir que no se pueda usar sin un plan de datos.

Lo más normal es que vuestro terminal tenga la opción de conectarse a redes WIFI, por lo que mucha gente que no necesita consultar su correo electrónico constantemente o navegar desde un interminable atasco se decide por conectarse simplemente cuando alguna red se lo permite. Ya sea desde nuestro hogar, el trabajo, la facultad, la casa de algún amigo o utilizando cualquiera de las redes abiertas que inundan cada a vez más las ciudades españolas, las posibilidades de conectarse a Internet de manera gratuita son cada vez más numerosas.

Pero tener siempre presente que estando conectados a una red wifi pública. Aumenta las posibilidades que te hackeen el móvil, robándote toda la información que tengas en él .

Por el contrario, si  tenéis una tarifa de datos. Es tu compañía de telefonía la que te suministra  el servicio de internet, con garantía a nivel de seguridad que en la red wifi pública. En mi opinión este sistema mejor a pasar que nos tenemos que rascar un poco el bolsillo.

Puesta en marcha

Ya sea un teléfono de gama media y precio ajustado o una auténtica “mala bestia” con un procesador de última generación que nos haya costado el sueldo de un mes, todos los Android deben pasar por la misma fase: la configuración inicial.

¿Y ahora qué? Esta es la pregunta que la mayoría de los novatos en Android nos hemos hecho la primera vez al encender nuestro nuevo y flamante terminal. La configuración inicial es un paso obligatorio en todo teléfono Android que asociará el terminal a tu cuenta de Google para poder sincronizar tus contactos, calendario y otros servicios que utilices en tu dispositivo con la nube de Google.

Para muchos puede parecer un paso extraño, pero a la larga podréis admirar las ventajas de no volver a temer la pérdida de todos vuestros contactos si perdéis vuestro teléfono, por ejemplo.

Explora

Una vez configurada tu cuenta de Google, el teléfono se pone en marcha… es el momento de sumergirse en el universo de menús y configuraciones que te ofrece Android. A pesar de que la personalización de un terminal es algo que para muchos nunca acaba, los primeros pasos os ayudarán a perder el miedo a añadir o eliminar widgets de escritorio, el aspecto de los menús entre otros aspectos de vuestro terminal.

Lo más importante en esta etapa es conocer las opciones de modificación que vuestro terminal ofrece y sobre todo comprender cómo funciona. Android es un sistema que ofrece infinidad de opciones de configuración y cuanto más os adentréis en él, más os picará el gusanillo de ir un poco más allá.

También es el momento de comenzar a utilizar las aplicaciones que más vais a usar, como por ejemplo GMail, Market, Calendario, el navegador por defecto o vuestra agenda de contactos. Todas estas aplicaciones se pueden sustituir por otras en Google Play, pero en general, las aplicaciones nativas en Android son muy competentes y para mucha gente más que suficientes. También os recomendamos comenzar a trastear con los diferentes escritorios, una de las ventajas de Android es poder disponer de varios en paralelo y agrupar temáticamente en ellos las aplicaciones que más utilicemos. Gracias a los widgets, también podemos hacer funcionar pequeñas aplicaciones como relojes o calendarios directamente en esos escritorios.

Descarga algunas aplicaciones en Google Play

Un vez que ya nos hemos familiarizado con la configuración y funcionamiento básico de nuestro teléfono llega el momento más divertido: sumergirse en el Google Play. La tienda de aplicaciones de Google es el pilar clave de la filosofía de Android, su mejor cualidad y su mayor defecto al mismo tiempo.

Existen muchas aplicaciones esenciales a nuestra disposición para descargar como navegadores, apps sociales, antivirus, reproductores de música, exploradores de archivos o administradores de tareas para gestionar nuestro dispositivo de una manera más eficiente… pero sobre todo juegos, muchos juegos.

Exprime tu terminal

Tras los primeros cinco pasos, cualquier novato tiene suficiente material como para no aburrirse durante meses pero para los más exigentes Android ofrece mucho más.

Una de las cualidades de los terminales Android es que la mayoría de ellos son fácilmente modificables, nos referimos a cambios desde acelerar la frecuencia del procesador hasta instalar una versión del sistema operativo creada por desarrolladores independientes como las famosas ROMs de CyanogenMod.

Estas modificaciones añaden multitud de mejoras a vuestro teléfono y muchas veces los convierten en pequeños ordenadores personales. Se trata de todo un universo paralelo y tremendamente adictivo por lo que os animamos a darle una oportunidad.

Evidentemente, el límite lo dictará la capacidad de vuestro terminal, pero como primer paso siempre podéis rootear vuestro teléfono. Gracias a esta operación podréis obtener ventajas como poder utilizar aplicaciones especiales o comenzar a instalar ROMs que mejorarán el rendimiento de vuestro terminal increíblemente.